jueves, 17 de febrero de 2011

CLÁSICOS EUROPEOS (Alemania, España, Francia, Inglaterra e Italia )

CLÁSICOS  EUROPEOS (ESPAÑA, ITALIA, INGLATERRA, ALEMANIA Y FRANCIA)
1.                             AS Roma vs Lazio
En 1977, pequeños grupos de fanáticos de la Roma se agruparon en lo que es conocido como los CUCS (Commando Ultra Curva Sud.) Durante la temporada 1999/2000, los CUCS se separaron y evolucionaron a los ultras Romanos. Los miembros organizados de la Lazio, los Comandos Monteverde Lazio surgieron en 1971. En el 1987 ellos se unieron con otro grupo, de lo que se creó el Irriducibili. Desde el 1992, los Irriducibili han sido el más importante grupo de seguidores de la Lazio. Generalmente, los Ultras Romanos representan al ala izquierda de la clase media del centro de la ciudad. En contraste, los Irriducibili son ricos, residentes suburbanos de derecha. Tanto la Lazio como la AS Roma comparten el mismo estadio, el estadio Olímpico. Este es el escenario de tremendas batallas del interior de la ciudad. Roma vs Lazio
El clásico Lazio – Roma representa una lucha política en Italia. Lazio es el equipo de los ultraderechistas y la gente de dinero que vive a los alrededores del la ciudad, mientras que los hinchas de Roma son de la clase popular y representan a la izquierda del país.Las barras de la Roma surgieron en 1977 con el nombre de ‘Commando Ultra Curva Sud’, sin embargo, en el 2000 evolucionaron y crearon los Ultras Romanos que acompaña al equipo en todos los partidos de local.La barra de Lazio es más antigua. En 1971 nacieron con el nombre de los ‘Commandos Monteverde’, pero en 1987 reestructuraron su barra y se nombraron los ‘Irriducibili’.El honor de la ciudad se ve reflejado en el clásico. Por lo general, estos dos equipos no pelean el campeonato en su país y el partido que realmente cuenta es el derby. Una victoria de uno de los dos, deja con 6 meses de alegría al equipo vencedor hasta que se vuelvan a enfrentar.El territorio en esta ciudad también cuenta. Los hinchas de la Roma consideran a sus rivales como malos hijos de la ciudad debido a que viven a las afueras y argumentan que ellos son los verdaderos romanos. Por su parte, los hinchas de Lazio afirman que la ciudad antigua de Roma está situada donde ellos viven, por eso creen que son auténticos romanos.Lazio fue creado en 1900, mientras que Roma en 1927. En el primer clásico que tuvieron, en 1927, los cronistas de la época cuentan que 9 de cada 10 hinchas hacían fuerza por la Roma, sin embargo, cuando el Fascismo llegó a su auge con Mussolini, toda la hinchada de izquierda de la Roma fue borrada y Lazio creó su hegemonía.
Cuando se disputa un clásico en Roma, en el escenario majestuoso y cargado de historia del Foro Itálico, la ciudad eterna se enciende. Sea cual sea la clasificación del AS Roma y del Lazio, los dos gladiadores de la época moderna se entregan a fondo en el campo del Estadio Olímpico.
El choque del Campidoglio supera con mucho lo meramente deportivo. Desde hace casi 80 años, esquematizando esta rivalidad exacerbada, cada temporada nos ofrece dos encuentros entre los romanos "del corazón profundo de la capital" y los "de los nuevos barrios de la periferia".
FIFA.com te presenta todos los detalles de un clásico muy especial, condicionado por el marco excepcional de una urbe cuyos duelos forman parte de su historia.
Los orígenes
Al empezar el decenio de 1920, Roma tenía nada menos que ocho clubes en la primera división regional. Italo Foschi, presidente del Fortitudo Pro Roma, consideraba que para rivalizar con los potentes equipos del norte había que fusionarse, al igual que sucedía en varias ciudades, como Florencia, Nápoles o Bari.

El 22 de julio de 1927, Alba Audace, Roman y Fortitudo se unieron para formar la Associazione Sportiva Roma, adoptando el emblema de la Loba del Capitolio y los colores amarillo y rojo, antaño del Fortitudo. De 1929 a 1940, el AS Roma jugó en el estadio del Testaccio, en el barrio del mismo nombre, sin duda el más popular de la capital y construido por Silvio Sensi, abuelo del actual presidente.
El Lazio pudo haber entrado en esta fusión, pero el general Giorgio Vaccaro, miembro del club y futuro presidente de la Asociación Italiana entre 1933 y 1942, se opuso rotundamente.
La Società Sportiva Lazio, por su parte, nació el 9 de enero de 1900, por iniciativa de nueve jóvenes romanos. Reunidos en la Plaza de la Libertad, donde aún hoy se congregan cada año numerosos hinchas para celebrar el aniversario del club en la noche del ocho al nueve de enero, se inspiraron en el ideal deportivo de los Juegos Olímpicos de Atenas de 1896, lo que explica el color azul claro de la camiseta del Lazio, semejante al de la bandera de Grecia.
El SS Lazio es ante todo un gran club polideportivo, que abarca una treintena de disciplinas. Su sección de fútbol, instituida en 1902 y oficializada en 1910, es la sexta más antigua de Italia.
El primer duelo entre ambos equipos romanos se saldó con victoria del AS Roma el 8 de diciembre de 1929, en el campo del Rondinella, gracias a un gol de Rodolfo Volk. El Lazio tuvo que esperar al 23 de octubre de 1932 para adjudicarse su primer triunfo (2-1), con tantos de Alejandro Demaria y José Castelli.
Algunas cifras
Aunque estos choques son por lo general reñidos, el AS Roma cuenta con una ventaja muy clara en la liga, de 44 victorias por 33 del Lazio, y 54 empates. Otro tanto sucede si consideramos el total de los enfrentamientos entre los dos clubes: domina el AS Roma, con 58 triunfos, 60 empates y 44 derrotas, 196 goles a favor y 157 en contra.

El AS Roma también obtuvo la serie más prolongada de victorias, logrando cinco consecutivas entre el 30 de octubre de 1958 y el 13 de octubre de 1960, en las que solamente recibió un gol (1-3, 3-0, 3-0, 0-1, 4-0).
El primer derbi que se jugó en el Estadio Olímpico, el 29 de noviembre de 1953, concluyó en empate (1-1).
El AS Roma también ha conseguido las victorias más abultadas en casa (5-0, 1933/34) y fuera (1-5, el 11 de marzo de 2002).
Leyendas, anécdotas y frases del pasado
La cita prevista para el 11 de marzo de 1956 tuvo que ser aplazada por una fuerte nevada, algo sin precedentes en la historia del fútbol romano. El Lazio acabó imponiéndose (1-0) el 4 de abril de 1956, una vez que regresó el sol.

El delantero sueco Arne Bengt Selmosson, que militó en el Lazio entre 1955 y 1958 y en el Roma de 1958 a 1961, es el único futbolista que ha marcado en el derbi con ambos equipos.
Sólo el romano Vincenzo Montella ha logrado cuatro goles en estas contiendas (1-5, el 11 de marzo de 2002).
El legendario capitán del AS Roma, Francesco Totti, presenta la particularidad de poseer el récord de derbis disputados, con 30 participaciones, aunque también es el que más ha perdido (11). A modo de consuelo, en esta insólita clasificación aventaja por muy poco al también mítico Silvio Piola (10 derrotas).
"He jugado muchos derbis también en Milán, Madrid y Londres. Pero donde más intensa es la pasión por estos duelos es en Roma", señala Christian Panucci.
Actualmente
Tras un inicio de temporada difícil, el AS Roma, subcampeón de las dos últimas campañas, detrás del Inter de Milán, asciende poco a poco en la tabla. Ahora es sexto, con 49 puntos, si bien todavía está a cinco de los puestos que dan acceso a la Liga de Campeones, algo indispensable para su equilibrio financiero. Si no accede a este torneo, se vería obligado a prescindir de varias de sus figuras.

El Lazio ha seguido una trayectoria opuesta. Ocupó durante mucho tiempo plazas europeas, pero ahora es noveno, a ocho puntos del AS Roma, al que recibirá oficialmente el sábado en el Estadio Olímpico.

Manchester City vs Manchester United

El City y el United han preservado una de las más viejas rivalidades en el fútbol Europeo. Ambos clubes fueron fundados a finales del siglo 19th. Aunque al del United ha sido más predominante, entretenidos juegos suceden cuando los dos equipos se enfrentan. El encuentro en 1993 entre el City y el United en Maine Road es considerado como uno de los mejores juegos de los 90s. United ganó la batalla 2-3 gracias a un gol de Cantona y un increíble desempate de Keane. El rincón Stretford en Old Trafford es el lugar para los fans incansables de K-Stand United. El Manchester City también tiene su entusiasta base de fanáticos. En la temporada 2001/2002, 106 fanáticos fueron arrestados (el tercer mayor número en toda Inglaterra). Fuera de la dedicación, la violencia raramente se acaba entre los fanáticos ingleses dentro del estadio. Muchos incidentes de los hooligan ocurrieron en las barras y en otros sitios fuera del estadio.
Manchester United vs Manchester City
La rivalidad entre el Manchester City y el Manchester United no es precisamente nueva: son ya 128 años de enfrentamientos continuos. En la actualidad, los hinchas del City suelen comenzar las tandas de pullas que preceden a estos partidos acusando al United de no ser en realidad un equipo de Manchester, puesto que el Old Trafford se levanta fuera de los lindes urbanos, en la localidad de Trafford. El turno de réplicas de los seguidores del United se centra normalmente en el hecho de que el club rojo haya conquistado más de 20 trofeos de primera fila en los últimos 20 años, mientras que el último triunfo del club celeste data del año 1976.

Los orígenes
El sábado 12 de noviembre de 1881 se celebró el primer encuentro entre los dos equipos, en el que el St. Mark's (West Gorton), futuro Manchester City, recibió al Newton Heath, futuro Manchester United. El choque se saldó con la victoria por 3-0 de los "Heathens" (el United), y aparece descrito en una crónica periodística de la época como "un partido agradable". En la liga nacional de fútbol, ambos rivales se vieron las caras por primera vez en la temporada 1894/95, con victoria del Newton Heath (5-2) en Hyde Road, aunque el primer encuentro en la primera división se produjo en diciembre de 1906, con triunfo del City (3-0).

Algunas cifras
En total, ambos equipos se han enfrentado en un total de 150 partidos oficiales, 60 de los cuales ha ganado el Manchester United, 41 de ellos el City y los otros 49 se han saldado con empate. Hasta la fecha, el Manchester City se ha adjudicado la victoria más abultada en el derbi, el 6-1 registrado el 23 de enero de 1926, y también ostenta el récord de asistencia: 78.000 espectadores presenciaron el choque contra el Manchester United en Maine Road el 20 de septiembre de 1947. Dos antiguos jugadores del City, Joe Hayes y Francis Lee, tienen el honor de encabezar la lista de máximos anotadores de la historia de este clásico, ambos con diez goles.
Leyendas, anécdotas y frases del pasado
La década de 1970 marcó el momento de rivalidad más extrema en los partidos entre los dos clubes. A menudo, los ánimos estaban tan caldeados que algunos perdían el control; por ejemplo, en diciembre 1970, George Best le rompió una pierna a Glyn Pardoe, y la lesión fue tan grave que el defensa del City estuvo a punto de sufrir una amputación. En marzo de 1974, dos hombres del Manchester City, Mike Doyle y Lou Macari, vieron la tarjeta roja pero se negaron a abandonar el terreno de juego, por lo que el árbitro tuvo que mandar a los dos equipos a los vestuarios hasta que los jugadores acataran la expulsión.

Sin lugar a dudas, ambos clubes disputaron su partido más famoso en la penúltima jornada de aquella temporada. El Manchester United necesitaba la victoria para escapar del descenso, y que la suerte estuviera de su parte y los demás resultados le fueran favorables. En el minuto 80, Lee pasó el balón a Denis Law, todo un mito para la afición del United, quien instintivamente, de un taconazo, metió la pelota en la meta que guardaba Alex Stepney. Cuando sus compañeros del City se abalanzaron sobre él para felicitarlo, el escocés, bien consciente de las consecuencias que acarrearía aquel gol para su antiguo club, se negó a celebrarlo. "Rara vez me había sentido tan hundido en toda mi vida como aquel fin de semana. Después de 19 años de darlo todo por meter goles, acababa de anotar uno que habría deseado no haber marcado jamás".

Después de aquel gol, Law fue sustituido y nunca más volvió a jugar en la liga. Cerca del pitido final, los aficionados del United irrumpieron en el terreno de juego y provocaron que el árbitro suspendiera el encuentro. Sin embargo, la decisión no alteró el resultado y la caída de los Diablos Rojos se hizo realidad. Los resultados de los demás partidos habrían abocado al United al descenso aunque éste hubiera empatado. Sin embargo, aquella jornada se sigue recordando como el día en el que Lawman relegó a segunda a su antiguo club.

Actualmente
En una época en la que los Diablos Rojos se han lanzado a una desbocada e interminable carrera en pos de trofeos, el clásico entre los dos clubes parece haber perdido parte de su antigua relevancia para el equipo de Alex Ferguson, que en los últimos años está disfrutando de los desafios de altos vuelos que le plantean equipos como el Arsenal, Chelsea, Leeds United y especialmente su rival del noroeste del país, el Liverpool.

El choque más memorable en lo que va de siglo se produjo en febrero de este año en Old Trafford, en el partido que conmemoró el 50º aniversario de la tragedia de Múnich. Pese a la rivalidad que existe entre las dos hinchadas, el público guardó de manera intachable un minuto de silencio, mientras Alex Ferguson y Sven-Goran Eriksson depositaban coronas en memoria de todos los que perdieron la vida en aquel accidente. También el resultado de aquel encuentro revisitó una importancia histórica. La victoria por 1-2 otorgó al Manchester City su primer "doblete" en la liga contra el Manchester United desde la década de 1970 y su primer triunfo en el Teatro de los Sueños desde el famoso partido del gol de Law en 1974.

1.                             AC Milan vs Internazionale

Tanto el AC Milan como el FC Internazionale juegan sus partidos en el estadio de San Siro. El sector sur es la casa de los Rossoneri y el sector norte pertenece a los Nerazzurri. Ambos clubes han sido muy exitosos en el Calcio al igual que en las competencias Europeas. Milan supera por un pequeño margen al Inter, especialmente en los últimos años.
Internazionale vs Milan
Inter y Milan juegan el clásico de la “Madonina”. Ambos equipos comparten el mismo estadio, pero como hecho único, llaman diferente al escenario dependiendo de quién juegue allí. Cuando el Inter es local, el nombre del estadio es Giuseppe Meazza en homenaje a un ex jugador de la década del 30, mientras que cuando juega el Milan se llama San Siro debido a que su Presidente en la época de la inauguración llamó al estadio de esa forma.En sus inicios, la gran diferencia entre un equipo y otro es que el Inter contrataba jugadores extranjeros, mientras que el Milan sólo tenía en su nómina a jugadores nacionales.Los mejores momentos del clásico entre ambos se han visto en escenarios que no son el San Siro. El primer juego entre ambos fue Chiasso, Suiza, y se llevó a cabo el 18 de octubre de 2008. Mientras que el segundo amistoso por fuera de Italia se realizó el 29 de julio de 1969 en el Yankee Studium.Hasta el momento, Milan e Inter se han enfrentado en 200 oportunidades en clásicos oficiales. Ha habido 68 victorias para el Inter, 70 para el AC Milan y 61 empates. En partidos amistosos también supera el Milan a Inter con 37 victorias sobre 23 de su rival.

El domingo por la tarde, toda Italia tendrá los ojos puestos en Lombardía. Milán, su capital, vibrará a merced de los acontecimientos que sacudirán San Siro, el feudo del AC Milan. Enfrente, los Rossoneri se encontrarán con un adversario de primer orden, su cugino ('primo') que viste de negro y azul, el Internazionale.
A semejanza de uno de sus símbolos, el biscione ('gran serpiente'), emblema de los Visconti (familia que gobernó la ciudad de 1277 a 1447), el Inter quiere devorar a su mejor enemigo. Una tragedia a lo Rómulo y Remo "made in Milán"...
Los dos equipos se mostraron muy activos en el mercado estival de fichajes. A los gloriosos Paolo Maldini, Adriano, Kaká, Javier Zanetti y compañía, que llevan muchos años conviviendo, se han añadido otros nombres igual de prestigiosos, como Ronaldinho, Alessandro Mancini, Gianluca Zambrotta, Ricardo Quaresma, etc. Sin olvidar al nuevo entrenador de los Nerazzurri, el portugués José Mourinho, que ha venido para "ganar todas las competiciones", según anunció en su primera rueda de prensa.
Esta lluvia de estrellas que ha recalado en la capital económica del país, no obstante, no ha dado lugar al gran duelo que todos esperaban. Al menos por el momento. Fiel a su costumbre, el Inter de Milán ha arrancado a toda mecha. Sus 4 primeros encuentros se han saldado con 3 victorias y 1 empate; unas veces con buen fútbol, como en casa del Torino (1-3); otras veces de forma más trabajosa, como contra el Lecce (1-0).
El Milan, en cambio, ha arrancado a medio gas. Las dos primeras jornadas no hicieron sino avivar la tristeza de sus seguidores, que vieron cómo su equipo era incapaz de deshacerse del Bolonia en casa (1-2) y del Genoa a domicilio (2-0). Una vez asimiladas sendas derrotas, los hombres de Carlo Ancelotti metieron la primera con una victoria convincente frente al Lazio de Roma (4-1), la revelación de este comienzo de liga. Y después la segunda, imponiéndose en su visita al Reggina. ¿Tendrán los milanistas suficiente gasolina en reserva para meter la tercera este domingo y poner una multa a los interistas por exceso de velocidad?
Altafini, el autor de la primera cuatripleta
Este nuevo "derbi de la Madonnina" (en alusión a la estatua de cobre dorado que representa a la Virgen María en lo alto de la aguja de la Catedral de Milán, a 108 metros del suelo) es el 269º en total y el 171º en la Serie A. Llega 100 años después del primer amistoso, que se disputó el 18 de octubre de 1908 en Chiasso (Suiza) y que deparó un triunfo del Milan por 2-1.

La rivalidad que opone a ambos clubes está compuesta de numerosas anécdotas, de giros radicales en la situación de uno y otro, de ejemplos orgullosos de jugadores que han hecho toda su carrera en el mismo club (Paolo Maldini por el Milan y Giuseppe Bergomi por el Inter), de enfrentamientos fraternales (en la familia Baresi, con Giuseppe en el Inter y Franco en el Milan) y de encuentros fuera de lo común.
Así, en 1910, en un intervalo de 11 días, el Inter se adjudicó dos preciosas victorias (0-5 fuera de casa el 6 de febrero; 5-1 en su feudo el 17). El Milan, no obstante, no tardó en tomarse la revancha: el 3 de abril del año siguiente, marcó seis tantos a domicilio (3-6), dentro de una serie de 6 victorias consecutivas que se produjeron desde el 5 de febrero de 1911 hasta el 9 de febrero de 1913.
Diecinueve años más tarde, el 6 de noviembre de 1932, se jugó uno de los partidos más prolíficos en la historia del clásico. Los Nerazzuri se impusieron por 5-4 bajo el liderazgo de Giuseppe Meazza. Del 10 de noviembre de 1929 al 17 de octubre de 1937, los interistas llegaron a encadenar una racha impresionante de 17 partidos consecutivos sin conocer la derrota (10 victorias y 7 empates).
La posguerra ofreció derbis igual de prestigiosos. Así, los dos duelos de 1949 brindaron un verdadero festival de fútbol ofensivo a los tifosi. Bajo el impulso goleador del sueco Gunnar Nordahl (Milan) y del franco-húngaro Istvàn Nyers (Inter), ambos autores de 3 dianas, los citados partidos concluyeron con un tanteo de 4-4, el 6 de febrero, y de 6-5 para el Inter, el 6 de noviembre.
El 27 de noviembre de 1960, José João Altafini se apuntó la primera cuatripleta de goles en la historia de los choques entre ambos conjuntos, contribuyendo ampliamente al triunfo de los Rossoneri (5-3). Asimismo, del 28 de octubre de 1984 al 1 de diciembre de 1986, el Milan marcó dos goles en cada uno de sus 5 enfrentamientos, para sumar 2 victorias y 3 empates.
Si bien los 6 últimos encuentros han estado equilibrados en lo que respecta a los resultados, con 3 triunfos para cada equipo, el Milan obtuvo el 11 de mayo de 2001 la goleada más abultada de su historia al imponerse por 0-6 en casa de su "cugino". Un correctivo que sigue muy presente en la mente de los aficionados.
Con su buena parte de incógnitas, el "derbi de la Madonnina", el primero de esta temporada en la Serie A, es la cita ineludible del próximo fin de semana

Barcelona vs Real Madrid

1.                              El "Partido" Político

Real Madrid - Barcelona, o viceversa, es para la mayoría, el partido más importante del fútbol español. De eso no hay dudas.
Para otros, en cambio, es mucho más. Una excusa para canalizar el enfrentamiento histórico entre el centralismo de Madrid y el autonomismo catalán. Una antinomia en la que mucho tuvieron que ver las cuatro décadas de franquismo. El Madrid fue, y aún hoy se lo recuerda así, el equipo del régimen. Y al Barca, el más fuerte de los equipos regionales, se lo identificó con el orden republicano, el más apto para derrotarlo.

El primer enfrentamiento data de 1916, por las semifinales de la Copa de España, que debió definirse en u tercer e inolvidable partido que terminó en una gresca general y cuyo resultado fue un empate 6 a 6, con cuatro goles de Santiago Bernabeu para el Madrid

Barcelona vs Real Madrid
EL CLASICO ESPAÑOL – DERBY

Comienzos de siglo

La primera vez que el Real Madrid y el FC Barcelona se enfrentaron en un partido de fútbol fue el 13 de mayo de 1902. El partido era una semifinal de la Copa de la Coronación, y el resultado fue favorable para los culés que ganaron el encuentro por 3 goles a 1. No volverian a enfrentarse hasta 1906, en un amistoso, en el que el Barcelona ganó 5-2 al Real Madrid.
Durante la década de 1910, se enfrentaron un total de 15 veces, de los cuales 4 encuentros fueron en competición de Copa, el resto amistosos, pues hasta el año 1928 no nacería la competición de Liga en España. De los cuatro enfrentamientos en Copa, dos correspondian al partido de ida y vuelta de la competición de la temporada 1915/16, como el Barça ganó el primer partido por 2-1 y el Madrid el segundo encuentro por 4-1, de modo que tuvo que jugarse otro encuentro, ya que por aquel entonces se realizaban partidos de desempate. El partido de desempate resultó en un 6-6 asi que tuvieron que jugar otro partido, en el que finalmente el Madrid ganaría 4-2 al Barcelona.
Durante la década de 1920, se volverian a enfrentar otra vez en competición de Copa, en la temporada 1925/1926. Tanto el partido de ida como de vuelta lo ganó el Barcelona por 1-5 y 3-0. Se disputaron también algunos amistosos durante estos años, y finalmente los equipos se verian por primera vez las caras en competición de Liga el 17 de febrero de 1929.
Hay pocos partidos de fútbol que despierten la expectación de un  Real Madrid - Barcelona . Sus enfrentamientos mantienen en vilo los corazones de millones de aficionados, no sólo en España sino en casi todos los rincones del planeta. Y en casa, hasta quien no gusta del fútbol, claudica y se enfunda unos colores ante el poderoso atractivo del evento.

El Real Madrid se llevó este domingo la victoria por 2-0 gracias al tempranero gol de su capitán Raúl, a los dos minutos, y al acierto de Ruud van Nistelrooij que anotó de vaselina la sentencia a los cinco minutos de la reanudación. Si bien el Barcelona dominó la posesión del balón, no logró en ningún momento materializar esa superioridad en goles, ni siquiera en jugadas de auténtico peligro que inquietaran en exceso al portero Iker Casillas.
80,000 privilegiados vibraron en el estadio Santiago Bernabéu con el espectáculo que brindaron algunos de los mejores jugadores del planeta. Entre ambos equipos suman ocho futbolistas que pueden presumir de ser Campeones del Mundo: Ronaldo, Roberto Carlos y Fabio Cannavaro entre los locales, y Lilian Thuram, Edmilson, Ronaldinho, Gianluca Zambrotta y Juliano Belletti, entre los culés.
La constelación de estrellas que reúnen estos dos vestuarios no se limita a esta temporada. Ambos equipos pueden presumir de haber disfrutado de algunos de los más grandes talentos de la historia del balompié defendiendo sus colores. La camiseta blanca la vistieron Di Stefano, Ferenc Puskas, Santillana, Hugo Sánchez, Emilio Butragueño, Míchel o Zidane, entre otros. La malla blaugrana no se queda atrás en número de figuras que la han lucido como Ladislao Kubala, Luis Suárez, Johann Cruyff, Diego Maradona, Hristo Stoichkov, Ronald Koeman, Rivaldo o Romario.
A esta lista de nombres ilustres hay que añadir la de los grandes que no dudaron en tomar el puente aéreo (línea aérea regular que conecta Barcelona y Madrid) para cambiar de colores, descontrolando así las emociones de los aficionados. El propio Di Stefano, Bernd Schuster, Michael Laudrup, Luis Enrique, Luis Figo o Ronaldo rompieron corazones y se ganaron el rencor de aquellos que les idolatraban y no perdonaron la traición de vestir los odiados colores rivales.
Los dos clubes más poderosos de España han peleado durante sus más de cien años de vida, no solo por contar con los mejores jugadores, sino por lucir la más suculenta sala de trofeos, y de momento, en ese apartado, el Real Madrid se lleva la palma. A pesar de unos años de sequía, el club de la capital acumula 29 Ligas, 17 Copas del Rey, 9 Copas de Europa, 3 Copas Intercontinentales y 2 Copas de la UEFA. Mientras, el Barça sólo le supera en Copas del Rey (24). En el resto de competiciones sus números son inferiores: 18 Ligas, 2 Copas de Europa, y ninguna intercontinental aunque tiene 4 Recopas de Europa (título que falta en Madrid) pero no ha ganado nunca una Copa de la UEFA.
Partidos que hacen historia
La particular leyenda de los Real Mardid-Barcelona se ha ido escribiendo con numerosas anécdotas, asombrosos resultados, jugadores de leyenda y, sobre todo, una creciente rivalidad, desde su primera cita en 1902, en la que el Barça se impuso por 3-1

Su duelo en la Liga comenzó en 1928 con una dolorosa victoria de los merengues en territorio catalán, por 2-1. Desde entonces, se han visto 152 partidos en el campeonato nacional con una clara ventaja del Real Madrid, que suma 65 victorias por 58 de los culés.
Lejos queda ya el abultado 8-2 que le infligieron los blancos al eterno rival en el Bernabéu en 1934. Los blaugranas se tomaron revancha por 5-0 en el partido de vuelta. Pero sin duda disfrutaron mucho más del logro de Kubala y compañía cuando firmaron un 7-2 ante su propia hinchada, en 1950.
Poco tiempo después, los dos clubes pelaron duro por hacerse con los servicios del gran Alfredo Di Stefano. Un mes después de que el fichaje se resolviese del lado blanco en 1953, la Saeta Rubia se ganó al público del Bernabéu en una notable noche en la que derrotaron al Barça por 5-0, con dos goles del argentino.
Veinte años más tarde, a las órdenes de Rinus Michels, con un Johann Cruyff en su mejor momento, el Barcelona humilló con otra manita a los blancos en su propio feudo. Dos décadas más tarde, el mítico 14 holandés revivió aquel éxito como entrenador del entonces llamado Dream Team, en el Camp Nou. Romario volvió loco a Buyo, y anotó tres goles (5-0).
Doce meses después se vivió la revancha en el Bernabéu. El triplete fue esta vez de Iván Zamorano y Busquet fue quien tuvo que recoger el balón de su red en cinco ocasiones. En aquel partido, Michael Laudrup celebró la victoria vestido de blanco cuando un año antes también festejaba el 5-0 pero desde el bando blaugrana.
Ya han pasado once años, y ahora lo que deseaba el hincha madridista era quitarse el mal sabor de boca que arrastraban desde la temporada pasada. Además de sufrir la victoria en Liga y Copa de Europa del máximo rival, su gusto por el buen fútbol les obligó a ponerse en pie para aplaudir la actuación del inspiradísimo Ronaldinho, quien con dos golazos, redondeó el 3-0 conseguido por los barcelonistas en el coliseo blanco

NUMEROS :Real Madrid 68 victorias, Barcelona 63 victorias, 30 empates. Real Madrid 262 goles, Barcelona 251 goles, Estadisticas totales :Real Madrid 89 victorias, Barcelona 100 victorias  393  Goles del Real, 4165 goles del Barcelona
Datos históricos
Enfrentamientos en la Liga: 160
Madrid lidera por 68 a 63. 30 Empates.

Últimos partidos:
13/diciembre/2008 Barcelona 2-0 Madrid (Etoo y Messi)
2/mayo/2009 Barcelona 6-2 Madrid (Henry (2), Puyol, Messi (2), Piqué
29/noviembre/2009 Barcelona 1-0 Madrid (Ibrahimovic)
10/abril/2010 Barcelona 2-0 Madrid (Messi, Pedro)
29/Noviembre/2010 Barcelona 5-0 Madrid (Xavi, Pedro, Villa, Villa, Jefren)

Últimos jugadores que han estado en los dos clubes:
Ronaldo (Barça al Inter a Madrid) (2002)
Samuel Eto’o (Madrid a Real Mallorca a Barça) (2004)
Javier Saviola (Barça a Madrid) (2007)

Juventus x Internazionale
los italianos les encantan los derbis. Los más clásicos son aquellos que oponen a dos clubes de una misma ciudad, como es el caso de Milán, Turín, Génova o Roma; o de una misma región geográfica, como el Palermo-Catania. Pero también existen algunos que se inscriben en el marco de una rivalidad histórica. En esta categoría, la palma se la lleva indiscutiblemente el encuentro entre dos grandes de Italia, el Juventus de Turín y el Inter de Milán, bautizado sencillamente "el derbi de Italia".
Los orígenes
La fecha exacta del origen del nombre "derbi de Italia" no se ha podido establecer a ciencia cierta. Sin embargo, Gianni Brera, uno de los periodistas italianos más influyente del siglo XX, lo utilizó por primera vez durante la temporada 1967/68. Brera a menudo marcaba la pauta en el mundo del fútbol italiano. Fue precisamente él quien, también en los años sesenta, aplicó por primera vez el apelativo de catenaccio (cerrojo) a la filosofía futbolística en Italia.

Si bien la Serie A vio la luz en 1898, no alcanzó su verdadero impulso sino hasta 1929 con la creación de una única división. La elección del Juventus, fundado en 1897, como uno de los dos protagonistas del derbi de Italia no admite ninguna controversia, máxime teniendo en cuenta que la Vieja Señora enseguida empezó a monopolizar los títulos. En cuanto al Inter, nacido en 1908 a consecuencia de una escisión en el seno del AC Milan por parte de un grupo de seguidores, es el único equipo italiano que jamás ha conocido el descenso. La razón que dictó a Brera ese nombre, por tanto, fue sin duda la apabullante hegemonía de la Juve y el Inter en el primer decenio de la competición única, durante el cual no dejaron más que alguna que otra migaja a sus demás rivales.

Aunque el AC Milan, fundado en 1899, reivindica hoy el derecho a ser el segundo patrón de la liga, dado su palmarés, en el espíritu de los tifosi el "derbi de Italia" corresponde al choque entre Bianconeri y Nerazzurri.
Algunas cifras
La primera edición de este duelo centenario, celebrada el 14 de noviembre de 1909 en Turín, deparó la victoria del Juventus por 2-0 gracias a un doblete de Ernesto Borel. Desde entonces, ambos conjuntos se han enfrentado en 215 compromisos oficiales. Antes del próximo reencuentro el 13 de febrero de 2011 en Turín, la balanza se inclina claramente del lado de la Juve, que acumula 95 victorias frente a las 67 del Inter, además de los 53 empates.
Las diversas generaciones de goleadores de la Vieja Señora han inscrito nada menos que 307 tantos a su favor, frente a los 270 registrados en contra. Tomando en consideración únicamente los encuentros en la Serie A, los Bianconeri también prevalecen con sus 81 triunfos, 46 empates y 56 derrotas, si bien el Inter ha recortado gran parte de su desventaja en las cinco últimas temporadas.

El derbi del 10 de junio de 1961 fue el más prolífico: un 9-1 a favor del Juventus sobre el equipo de reservas del Inter. La Juve se adjudicó igualmente el marcador más abultado a domicilio, al asaltar por 2-6 la fortaleza de Milán el 19 de junio de 1975. El mediocampista italo-suizo del Inter, Ermanno Aebi, fue el único jugador de la historia del derbi en cosechar cuatro goles en un partido, en noviembre de 1911, en la victoria del Inter por 6-1.

Leyendas, anécdotas y frases del pasado
La nobleza obliga: el gran Giuseppe Meazza figura naturalmente al frente del pelotón de máximos goleadores del derbi de Italia con 12 tantos. Presenta la particularidad de haber acertado sus blancos a lo largo de tres decenios: dos en el último partido (3-1) de la temporada 1928/29; una tripleta para el Inter (4-0) en la temporada 1935/36; y dos goles en su única campaña con el Juventus, la de 1942/43, uno en la ida (4-2) y otro en la vuelta (1-3).

Roberto Boninsegna, autor de otras 12 realizaciones, marcó también con la camiseta de ambos clubes, siete veces con el Inter en la Copa de Italia y una tripleta con la zamarra del Juventus. Muy apegado a los colores Nerazzurri, el ariete respondió secamente a su presidente Ivanoe Fraizzoli durante el anuncio de su traspaso a Turín: "¡A la Juve se va usted!".

El argentino nacionalizado italiano Omar Sivori, autor de 135 goles en 215 partidos con el Juventus, ocupa un lugar prominente en la historia del derbi. El 16 de abril de 1961, el estadio Communale de Turín se llenó para presenciar el derbi que decidiría la atribución del título. "Había gente por todas partes, incluso en el banquillo de Helenio Herrera, pero no había ningún peligro", recuerda el defensa del Inter Aristide Guarnieri. No obstante, después de que un disparo del Inter al poste desencadenara alteraciones entre la concurrencia, el árbitro decretó la suspensión del choque en el minuto 31. El Inter ganó el duelo por 2-0 y se adueñó de la cabeza de la clasificación.
Pero el 3 de junio, tras la apelación del Juventus y a falta de una jornada para el final del campeonato, la federación dictaminó finalmente que se repitiera el encuentro. Furioso, el entonces presidente del Inter, Angelo Moratti, padre del actual, Massimo, decidió enviar a su equipo juvenil. El 10 de junio, el Juventus se cebó con el inexperto contrario endosándole un 9-1, con seis goles de un Sivori incontenible, y aferró el Scudetto.
Aquel partido "histórico" significó también la despedida del fútbol de Giampiero Boniperti, 178 goles en 444 partidos con la camiseta del Juventus, club en el que actualmente ejerce como presidente honorario. Al final del choque, Boniperti se descalzó y le entregó las botas al entrenador con estas palabras: "Tómalas. A mí ya no me sirven. Hoy dejo el fútbol".
Ese día, el Inter alineó a un tal Sandro Mazzola en su equipo juvenil. "Faltó muy poco para que no jugara aquel partido, porque a la misma hora tenía un examen de fin de año de contabilidad, y mis padres consideraban que mis estudios estaban por encima del fútbol. Afortunadamente cedieron, pude aprobar mi examen por la mañana, y luego un coche del club me llevó hasta Turín", recuerda divertido Mazzola, autor del gol de la honrilla.
Pietro Anastasi, otro magistral romperredes del Juventus, se especializó en fabricar goles madrugadores en el derbi. En 1968/69 firmó dos tantos en San Siro (2-1), en el minuto 2 y en el 10; en 1969/70 en Turín (2-1), en el primer minuto; y en 1972 (1-3) y 1975 (6-2), en el segundo minuto.
Si bien ha sido decisivo en muchas ocasiones para la conquista de la liga, este derbi siempre se ha desarrollado en un ambiente lleno de pasión pero sin mayores incidentes. Ahora bien, la tensión ha subido desde 2006, por la anulación de dos títulos en el palmarés del Juventus a cuenta del escándalo "Calciopoli", y la asignación del campeonato de 2006 al Inter.
Hoy en día, Massimo Moratti habla de una "rivalidad patológica, en términos deportivos, que ha existido siempre y siempre existirá". El Presidente de los Nerazzurri tiene su propia definición de los enfrentamientos entre estos dos monumentos del calcio: "El derbi es el fútbol, los recuerdos, las emociones, las angustias, las alegrías, las penas. Es hechizo y espectáculo. Todo eso es el derbi".
Actualmente
Desde 2006, el Inter ha sido el rey absoluto de la Serie A, pues ha encadenado cinco títulos consecutivos. Pero tras la marcha de José Mourinho ha atravesado un comienzo de campaña más bien flojo por culpa sobre todo de una inverosímil ola de lesiones, que sin embargo no le impidió alzarse con la Copa Mundial de Clubes de la FIFA 2010. A raíz de la llegada de Leonardo en sustitución de Rafael Benítez, por fortuna, los Nerazzurri han recuperado su ritmo de campeón y se han colocado a tan solo cinco puntos del AC Milan con un partido menos.

La Juve de Luigi del Neri, descolgada de la carrera por el Scudetto, también ha debido hacer frente a numerosas lesiones. En un campeonato que está siendo muy igualado, se halla a cuatro puntos de los puestos valederos para la Liga de Campeones de la UEFA, y a seis del Inter, una diferencia que la Vieja Señora cuenta con recortar el 13 de febrero en Turín, tras el empate sin goles en la ida

Real Sociedad vs Athletic de Bilbao
Hacia 3 años que estabamos privados del derby vasco. El descenso de la Real Sociedad a la categoría de plata dejó al Athletic de Bilbao como único representante de Euskadi en la élite. De ahí que la cita en Anoeta del próximo fin de semana sea muy especial para los txurri urdin (blanquiazul en vasco) y los leones.

Los orígenes

El primer Real Sociedad-Athletic de Bilbao se disputó en la primera jornada de la historia de la Liga. Fue el 10 de febrero de 1929 en la cancha realista y terminó con empate 1-1. Desde entonces, el campeonato nacional ha visto 126 enfrentamientos entre los clubes centenarios con un balance favorable a los leones, con 53 victorias y 32 empates, que además han anotado 218 goles y han encajado 171.

El derbi vasco por excelencia siempre se ha caracterizado por la relación cordial de sus aficiones, pique de vecinos al margen. San Sebastián, ciudad señorial, lugar de vacaciones de la realeza en el siglo XIX, ante Bilbao, urbe industrial y fuerza económica. Obviamente, el tira y afloja entre dos ciudades importantes a menos de 100 kilómetros de distancias, encuentra su mejor escenario en un partido de fútbol, pero siempre en un ambiente sano y festivo.

Las relaciones entre los clubes han sido más tensas en el palco. Los intentos de fichajes en la cantera ajena han sido habitualmente la causa de la disputa. Y no es un tema baladí. La filosofía de ambos clubes ha sido la de nutrirse exclusivamente de jugadores de la tierra. El Athletic, con 8 Ligas, 23 Copas y 1 Supercopa de España, sólo cuenta con jugadores del País Vasco, aunque esta regla incluye a navarros y aquellos que justifiquen raíces vascas (por nacimiento principalmente, como Lizarazu, nacido en el País Vasco francés).

La Real Sociedad, con 2 Ligas, 2 Copas y 1 Supercopa de España, también mantenía esa estricta política de fichajes desde los años 60, hasta finales de la década de los 80. El Presidente Iñaki Alkiza modificó esa política, tras un intenso debate, y el irlandés John Aldridge se convirtió en el primer extranjero de la era moderna en el club guipuzkoano. El club brilló especialmente en los primeros años del 2000 con la mágia del dúo Nihat-Kovacevic y la colaboración del ruso Valery Karpin rozaron su tercer título de liga en 2003.

Leyendas y anécdotas del pasado
Luego del empate 1-1 de la primera edición liguera de derbi, el año siguiente vio la que es hasta la fecha la mayor victoria a domicilio de los bilbaínos, un 1-7 que incluyó dos tripletes, de Gorostiza e Iraragorri, y eso que se habían adelantado los locales. En los números de los donostiarras destacan dos 5-0 en las temporadas 1976/77 y 1994/95.

En el mencionado conflicto de los fichajes, además de las incursiones en la cantera ajena, los cambios de colores siempre han sido un motivo de asperezas. Trece jugadores han vestido ambas camisetas a lo largo de la historia. El primero, Isidoro Urra en 1947/48. El siguiente, Antonio Aldonza entre finales de los 40 y principios de los 50. Luego, Rafael Iriondo tras trece años en el Athletic, anotó en su regreso a la Catedral con su nueva camiseta blanquiazul. Pedro Uralde, Iturrino, Loren fueron los siguientes en cambiar de bando.

En la década de los 90 hubo un numeroso flujo de jugadores de la Real que aterrizaron en el Athletic: Billabona, Alkiza, Jon Andoni Goicoetxea, Joseba Etxeberría, Mikel Lasa, Imaz, Gabilondo e Ibán Zubiaurre. Como caso curioso, en la familia Garitano hubo corazones divididos cuando Gaizka, jugador de los txurri urdin se enfrentó a Ondarru, su padre, que era el asistente de Mané en el banquillo del Athletic.
Y es lógico que ambos clubes pelearan por mantener a sus perlas. Sus canteras han sido cuna de grandísimos jugadores. Desde Zarra pasando por Arconada hasta Xabi Alonso, la lista se antoja larga y rebosante de talento.
En la actualidad
“El derbi es un partido especial, son puntos en juego, pero también rivalidad y pasión. Lo importante es cómo nos sentimos frente a esta instancia. Hace un año deseábamos que este partido apareciera. Este partido está ahora ante nosotros. Vamos a intentar regalar una nueva alegría a nuestra afición”. Son las palabras de Martín Lasarte, el entrenador que sacó a la Real de segunda división y está guiando acertadamente sus pasos en la elite.

La cita llega a esta edición de la liga con los dos equipos asombrosamente igualados. La Real es novena y el Athletic, décimo, con una estadística casi idéntica: 13 partidos jugados, 6 perdidos y 1 empate. Sólo la diferencia de goles coloca a los guipuzkoanos al frente, con un balance de 0, mientras que sus eternos rivales tiene -2.
Un recién ascendido orgulloso que hoy mira desde arriba a su eterno rival, que nunca ha abandonado la primera división, en el que militan dos campeones del mundo: Javi Martínez y Fernando Llorente. El delantero tendrá un tarea bien complicada para batir a uno de los argumentos más sólidos de los blanquiazules, su portero, el chileno Claudio Bravo, que acaba de disputar su partido 100 con el club.
Así, tras la resaca de El clásico, a la Liga le tocará disfrutar este fin de semana de otra forma de rivalidad.  Y recuerden que no hay mejora manera en esta tierra del norte de España que hacerlo con un txacoli y unos pintxos.

Paris Saint Germain vs Olimpique de Marsella
Como toda rivalidad futbolística que se precie, la que impera entre el París Saint-Germain (PSG) y el Olympique de Marsella (OM) sobrepasa el ámbito del terreno de juego. Cada edición de este clásico a la francesa posee una connotación no sólo deportiva, sino también histórica, cultural y social. No en vano, estamos ante el derbi de todos los tópicos: la capital contra la ciudad de provincias, el norte contra el sur, el hijo modélico de Francia contra su hijo rebelde.
En cualquier caso, se trata ante todo del duelo entre los dos únicos clubes franceses que han alzado un trofeo continental y que dominaban el fútbol nacional antes de la llegada al trono del Olympique de Lyon, a comienzos de esta década. Dicha rivalidad ha trascendido los límites de las dos ciudades, ya que el PSG y el OM son, con el Saint-Etienne, los únicos equipos que cuentan con seguidores en toda Francia. Si eres aficionado de uno de los dos clubes, este clásico ya no tiene secretos para ti. En el caso contrario, FIFA.com te cuenta todo lo que hay que saber sobre el choque por excelencia del fútbol francés.
Los orígenes
La rivalidad entre ambos monumentos del fútbol galo, si bien viene ya marcada por partidos y por goles que han pasado a la posteridad, es bastante reciente. Bien es cierto que el cuadro marsellés es ya centenario, pero su homólogo parisino apenas vio la luz en 1970. Frente al nutrido palmarés y a la experiencia del Olympique de Marsella, el París Saint-Germain al principio no era más que un rival entre otros en la escena francesa. Sin embargo, a partir de la década de los 80, el conjunto parisino empezó a llenar su vitrina de trofeos y a mostrar ambiciones dignas de la categoría de la capital.

Hubo que esperar a la llegada de Bernard Tapie a la presidencia del OM y de Canal + al mando del PSG, y a las figuras que trajeron consigo los nuevos propietarios, para que esta cita desatase las pasiones entre las masas. A los Chris Waddle, Jean-Pierre Papin, Carlos Mozer, Rüdi Völler, Basile Boli o Enzo Francescoli vistiendo la camiseta blanca, el París Saint-Germain respondió con Safet Susic, Luis Fernández, David Ginola, Youri Djorkaeff, George Weah o Raí. La rivalidad deportiva avivó enseguida las divisiones históricas y sociales entre las dos ciudades, y el antagonismo fue alimentado por partidos reñidos e incesantes provocaciones en los medios de comunicación.

Algunas cifras
El Olympique de Marsella, durante mucho tiempo dominador, sólo cedió una única derrota entre 1990 y 1999, pero en ese periodo el conjunto sureño militó algún tiempo en segunda división. Actualmente, el París Saint-Germain casi ha recuperado su desventaja en el número de victorias, gracias especialmente a una excepcional serie de 8 triunfos consecutivos entre 2002 y 2004. Tras su última victoria, en octubre de 2008 en el estadio Vélodrome, el PSG ya sólo registra dos menos que su rival. De los 70 encuentros disputados entre los dos grandes, los marselleses han salido vencedores en 27, por 25 triunfos de los parisinos y 18 empates. Otra muestra de ese equilibrio de fuerzas es que el conjunto blanco ha marcado 89 tantos, por 88 de los de la camiseta azul con franja roja, y cada equipo ha salido 8 veces del estadio de su rival con los puntos del vencedor en el bolsillo.

"Para siempre los primeros", una de las frases preferidas de los aficionados del Olympique, en alusión a la primera victoria francesa en la Copa de Europa, se aplica también al choque más emblemático de la liga gala. En el primer duelo de la historia, en 1971, el OM de Roger Magnusson y Josip Skoblar se impuso por 4-2. En las filas parisinas, prefieren acordarse del año 2003, cuando el PSG ganó tres encuentros, dos de ellos en el Vélodrome, incluido un memorable 0-3 con un Ronaldinho fabuloso.

Leyendas, anécdotas y frases del pasado
Cada edición de este gran derbi tiene su pequeña anécdota, pero algunas han marcado la historia del fútbol francés. El encuentro de 1989 en el Vélodrome es quizás el que realmente desencadenó la rivalidad tal y como la conocemos hoy. Los dos equipos, codo a codo en la lucha por el título, se enfrentaban en la 35ª jornada. El partido fue muy reñido, y el punto del empate les convenía a los visitantes parisinos. Sin embargo, en los últimos instantes del partido, Franck Sauzée envió un misil desde 30 metros que encarriló el primer título liguero del Olympique desde 1972. También es memorable una frase en 1992 del portugués Artur Jorge, entrenador a la sazón del PSG, que anunció: "Vamos a pasarles por encima". El presidente del OM, Bernard Tapie, colgó el recorte de prensa en el vestuario de sus jugadores, que, 90 minutos más tarde, abandonarían el terreno de juego con la victoria en el bolsillo.

En la memoria de los hinchas marselleses, el recuerdo más bonito data del 29 de mayo de 1993. Tres días después de su título continental frente al Milan, los nuevos reyes de Europa y líderes en la liga recibían a su inmediato perseguidor en un partido decisivo por el título. Los marselleses, agotados después de haberse dedicado esos tres días más bien a celebrar la victoria que a entrenarse, empezaron perdiendo enseguida en su propio feudo. Pero de repente, el equipo local se vio tocado por la gracia divina: todo lo que le intentaba le salía y metió tres goles, incluido un soberbio cabezazo desde 18 metros de Basile Boli tras una excepcional jugada colectiva (sin duda, el tanto más bonito en la historia de esta rivalidad).

El cuadro parisino iba a tener la ocasión de vengarse en varias ocasiones, pero hay dos episodios que llenan especialmente de orgullo a los asiduos al Parque de los Príncipes. En 1999, cuando el OM estaba luchando por el título, el PSG, en plena crisis, llevaba varios años subyugado ante su rival. El conjunto local, no obstante, se impuso por 2-1 y, al final de la temporada, el Olympique de Marsella se quedó a un punto del campeón, el Girondins de Burdeos. Más recientemente, en 2006, los dos equipos volvieron a verse las caras en la final de la Copa de Francia, con el Olympique de nuevo en la parte alta de la tabla, mientras el PSG luchaba por la permanencia. El equipo marsellés, gran favorito, cayó por 2-1, sentenciado por un cañonazo de Vikash Dhorasoo (un jugador, no obstante, poco afamado por ese tipo de jugadas).

Actualmente
Al margen de esta rivalidad histórica, el encuentro del domingo tendrá como contexto la parte alta de la tabla por primera vez en mucho tiempo. Después de dos temporadas luchando por la permanencia, el PSG se ha lavado la cara y ahora mismo se encuentra a un punto escaso del líder, el Olympique de Lyon. Los parisinos, no obstante, sólo tienen tres puntos de ventaja sobre el tercero... ¡el Olympique de Marsella! Ironías del destino, la pieza clave del equipo capitalino esta temporada es Claude Makélélé, ex del Olympique, mientras que en el bando marsellés, el capitán y alma máter del equipo, Lorik Cana, ¡se formó en el conjunto rival!

El París Saint-Germain, tras ganar en Marsella en la primera vuelta (2-4), confía en reeditar triunfo en su campo y, finalmente, hacerse con el liderato si el Lyon no lograse vencer unas horas antes. Un jugoso ingrediente añadido para un encuentro, que, de todas formas, no lo necesitaba para presentarse de lo más caldeado y apasionante

Real Madrid vs Atletico de Madrid
Los enfrentamientos entre el Real Madrid y el Atlético de Madrid tienen un sabor especial. Con permiso del resto de clubes madrileños que juegan (el Getafe esta temporada) y han jugado en Primera División, el enfrentamiento entre blancos y rojiblancos siempre ha sido y será el derbi madrileño por excelencia.
Los orígenes
Los dos clubes históricos de la capital de España se definen por pura oposición. El equipo del Santiago Bernabéu, situado en la zona norte de la ciudad, acumula un palmarés brillante, una historia plagada de éxito nacional e internacional, y una larga lista de estrellas que han defendido la camiseta merengue. Su imagen tradicionalmente se ha ligado a la clase acomodada, a pesar de que su afición reúne a gente de todo tipo y condición.

Por su parte el Atlético, con una lista de títulos más modesta, siempre ha tenido la fama de ser el club de los proletarios madrileños. El Vicente Calderón se encuentra en el sur de Madrid, construido, literalmente, sobre el río Manzanares y allí ha vivido la afición atlética la particular historia de luces y sombras de su equipo al que popularmente se ha bautizado como el Pupas. Ya lo dice su himno oficioso, escrito por Joaquín Sabina, "Qué manera de sufrir".
Desde una primera cita amistosa allá por febrero de 1905 que se saldó con empate, cada derbi es una confrontación de modos de vida, de estilos y casi siempre de intereses deportivos dispares. Pero la cita consigue paralizar la frenética vida de la capital de España por unas horas y teñir de uno de los colores los bares y oficinas a la hora de los cafés y las cañas del siguiente lunes.
Algunas cifras
El peso de la historia y la estadística decantan la balanza del lado local en la cita de este sábado. Si bajamos a la sala de trofeos veremos 31 Copas de la Liga en la casa blanca y 9 en la de sus vecinos del sur. Pero es que además, de los 71 derbis que ha visto el Bernabéu en Liga, 48 han terminado en victoria para los blancos y sólo en 12 ocasiones los visitantes se han llevados todos los puntos. El último triunfo rojiblanco de visita data de la temporada 99/00. Si miramos los otros 72 partidos jugados en el Calderón, la estadística sigue siendo blanca, aunque más igualada: por 29 victorias merengues, hubo 23 rojiblancas.

Tenemos que viajar hasta los partidos en blanco y negro para recordar al histórico atlético Adelardo o al mítico merengue Paco Gento que son los jugadores con más derbis madrileños en su currículum (27 y 29, respectivamente) por cada bando. El máximo goleador de esta cita, también es blanco: Carlos Santillana con 13 dianas
Anécdotas
Son varios los grandes jugadores que han tenido la osadía de vestir ambas camisetas ganándose algún que otro resentimiento. Hugo Sánchez, Bernd Schuster, Juan Eduardo Esnáider, Pedro Jaro, Santiago Solari o José Antonio Reyes son sólo algunos de los más conocidos.
Pero sin duda, hay un caso que la afición atlética siempre llevará clavado en lo profundo del corazón. Raúl González Blanco, hoy capitán de los blancos, comenzó a pegarle a un balón con la camiseta colchonera pero que tuvo que emigrar tras la desaparición de las categorías inferiores rojiblancas. El primer gol del número 7 en Liga fue en su segundo partido en la Primera División precisamente contra el equipo de su infancia en el Bernabéu en la temporada 94/95.
El Atleti es un club singular. Sirvan dos ejemplos. En 1975 se convirtió en el único club que levantó una Copa Intercontinental sin haber ganado la correspondiente competición continental, en su caso, la Copa de Europa. Y en la temporada 2000/2001 su afición dio un ejemplo de fidelidad, al marcar un récord en el número de socios en la Segunda división del fútbol español, cuando sólo cuatro años después de acariciar el cielo del doblete (Liga y Copa) perdieron la categoría.
Actualmente
Cuando llega el clásico local, cada afición luce orgullosa sus colores confiada en las posibilidades de su equipo al margen de la situación que atraviesen. Porque, ya lo decía Fernando Torres, "el derbi es un partido diferente". El Real Madrid, segundo, llega a la cita cargado de ánimo con una racha de diez victorias consecutivas en la Liga que le ha permitido recortar en ocho puntos su distancia con el líder, el FC Barcelona.
Por su parte el Atlético, tras un titubeante inicio de 2009, está eufórico tras su espectacular victoria por 4-3 ante el Barça el pasado domingo que dejó la Liga más emocionante. El duelo individual lo protagonizarán un veterano Raúl y un prometedor Sergio Kun Agüero, ambos erigidos como estandartes de cada club en los últimos años.
Un duelo fratricida sin cuartel en un estadio lleno hasta la bandera, pero con un mensaje de buena voluntad: "que se repita en la final de la Liga de Campeones". Ambos lo tiene difícil en la definición de octavos, pero ... fútbol es fútbol.
Bayern Munich  vs Borussia Dortmund
Tras la pausa invernal, la competición se reanudó por fin en Alemania. La segunda vuelta de la 44ª edición de la Bundesliga arrancó el viernes con todo un clásico: el Bayern de Múnich visitó al Borussia Dortmund, su acérrimo rival. El partido despiertó en los aficionados numerosos recuerdos de duelos memorables por el trono alemán, aunque este año las condiciones que rodearon al choque fueron diferentes.

Pero el encuentro ha tenido todos los ingredientes que prometía. Intriga, compromiso, emoción y goles en un entretenido choque de la jornada 18 de la Bundesliga. El suizo Alexander Frei mostró el camino de la victoria al Borussia en el minuto 12 (1-0), pero Daniel van Buyten no tardó en igualar la contienda (1-1, min25). El implacable Roy Makaay consiguió poner en ventaja a los visitantes justo antes del descanso (2-1, min 42). Sin embargo, esa fue la última ocasión del partido en la que los jugadores del Bayern sonreían ya que en la segunda parte, Frei una vez más y después el brasileño Tinga daban la victoria al Borussia.

Lee la crónica completa
El Bayern comienzaba la segunda vuelta en el grupo perseguidor, una posición a la que está poco acostumbrado. Tres puntos lo separaban del líder, el Werder Bremen, y del Schalke 04. Félix Magath, entrenador del club bávaro, era consciente de que su equipo juegaba bajo presión. "Ahora ya no caben excusas", asegura. "En cualquier caso, ofreceremos mejor fútbol que en la primera vuelta. Todo ha marchado según lo previsto durante la pausa. Doy por sentado que empezaremos bien".
El Borussia Dortmund esperaba empezar con buen pie la segunda vuelta. En las últimas temporadas, los problemas económicos han obligado al club de Westfalia, que ganó su última liga en 2002, a deshacerse de numerosas estrellas y apostar por jóvenes promesas. En consecuencia, los objetivos del equipo también han variado. No obstante, el Borussia se ha reforzado esta temporada con el internacional paraguayo Nelson Valdez, el cazagoles suizo Alexander Frei, el sudafricano Steven Pienaar, el ghanés Matthew Amoah y el brasileño Tinga, campeón de la Copa Libertadores con el Internacional de Porto Alegre.
Así, las expectativas en Dortmund eran grandes en la presente campaña, pero el Borussia ha acabado la primera vuelta en un decepcionante noveno puesto. Durante la pausa invernal, el técnico Bert van Maarwijk se ha visto obligado a abandonar el cargo y ha sido sustituido por Juergen Roeber. Este entrenador de 53 años, que ya dirigió en la Bundesliga al Stuttgart, Hertha de Berlín y Wolfsburgo y cuyo último equipo hasta la fecha había sido el Partizán de Belgrado, tendrá la misión de clasificar al Borussia para las competiciones europeas. A pesar de las elevadas exigencias y de no poder contar con varios jugadores por lesión, Roeber se muestra confiado: "Siempre hay presión. Eso no es nuevo para mí. Lo importante es empezar bien".
La historia favorece al Bayern
Los dos equipos están obligados a ganar si no quieren alejarse demasiado de sus respectivos objetivos para esta temporada. El balance de enfrentamientos entre ambos equipos en la Bundesliga favorece a los muniqueses. En los 75 duelos que han disputado hasta la fecha, el Bayern se llevó la victoria en 34 ocasiones, mientras que 24 encuentros acabaron en empate y 17 cayeron del lado de los de Dortmund, incluido el primer enfrentamiento entre ambos clubes, en la temporada 1965/66 (0-2 en Múnich).

En cualquier caso, los aficionados pueden prepararse para un duelo emocionante, como los muchos que han deparado Borussia y Bayern en años precedentes. En el encuentro que disputaron en la primera vuelta, que se saldó con victoria bávara por 2-0, los ánimos ya se caldearon de lo lindo. Sebastian Kehl se vio obligado a retirarse lesionado tras una dura entrada del mediocampista del Bayern Hasan Salihamidzic.
De todas formas, la rivalidad entre ambos equipos ha disminuido en los últimos años, en claro contraste con la segunda mitad de la década de 1990. En aquella etapa, ambos clubes se disparaban, durante los días previos a los partidos, dardos envenenados que buscaban desestabilizar al contrario. En 1995 y 1996 fueron los de Dortmund (a las órdenes de Ottmar Hitzfeld, que posteriormente también guiaría al Bayern a la conquista de varios títulos) quienes se llevaron el gato al agua y se proclamaron campeones de liga, mientras que los bávaros tuvieron que conformarse con el sexto y el segundo puesto, respectivamente.
En 1997, el Bayern se llevó el triunfo final y los de Westfalia se vieron relegados a la tercera plaza. El panorama no varió en 1999, 2000 y 2001: mientras que el Bayern celebraba tres títulos de liga consecutivos, el Borussia tenía que conformarse con acabar cuarto, undécimo y tercero, respectivamente. En 2002, el Dortmund conquistó su último título hasta la fecha y el Bayern fue tercero. Los dos equipos intercambiaron posiciones al año siguiente. A partir de entonces, el club bávaro ha dominado la competición, mientras que el Dortmund ha dejado de frecuentar la zona alta de la tabla.
Duelos inolvidables
El duelo Bayern de Múnich-Borussia Dortmund también ha generado titulares en las competiciones europeas. En la temporada 1997/98, los dos equipos se vieron las caras en los cuartos de final de la Liga de Campeones de la UEFA. El partido de ida, disputado en Múnich, se saldó con un empate a 0-0. El marcador registró el mismo resultado al término de los 90 minutos en el encuentro de vuelta. Ya en la prórroga, el ariete suizo Stéphane Chapuisat anotó el gol de la victoria para los de Dortmund, que caerían eliminados por el Real Madrid en la siguiente ronda.

No obstante, los siempre apasionantes duelos entre ambos equipos en la Bundesliga son los que han permanecido con más fuerza en la memoria de los aficionados. Es el caso de la 24ª jornada de la temporada 1998/99. El Dortmund se jugaba la clasificación para la Liga de Campeones, mientras que el Bayern se encontraba metido de lleno en la lucha por el título. "Fue un partido especial", recuerda Heiko Herrlich, ex delantero del Borussia Dortmund. "Contra el Bayern siempre juegas más motivado. El ambiente estaba al rojo vivo". La expulsión del defensa Samuel Kuffour había dejado al Bayern en inferioridad numérica y el Borussia dominaba en el marcador por 2-0, para regocijo de la hinchada local. El portero visitante Oliver Kahn atrapó entonces un balón alto en su área y, acto seguido, arremetió contra Herrlich y se lanzó sobre su cuello al más puro estilo Drácula.

"Quería espabilar a su equipo", comenta Herrlich con humor al recordar a aquella acción. "No cabe duda de que lo consiguió. A pesar de jugar con un hombre más, encajamos dos goles y el partido acabó en empate a 2-2. Típico de estos duelos". Las expulsiones y amonestaciones también son habituales en los enfrentamientos entre estos dos enemigos acérrimos. En la 28ª jornada de la temporada 2000/01, en un partido que se saldó con empate a 1-1, tres jugadores tuvieron que irse a la ducha antes de tiempo, a lo que se sumaron un total de doce tarjetas amarillas.
Además de batallas a cara de perro sobre el césped y ambientes espectaculares en las gradas, este clásico de la Bundesliga ha deleitado a los seguidores con tardes repletas de goles. En los últimos años, el Bayern se ha mostrado muy fuerte, especialmente en su estadio, y ha infligido serios correctivos al Borussia. El equipo bávaro se impuso por 4-0 en la campaña 1997/98, en la 2000/01 goleó por 6-2 y en la 2004/05 humilló a los de Dortmund con un contundente 5-0. Por su parte, el Borussia logró su última victoria en casa sobre el Bayern en la temporada 2003/04 (2-0). El próximo viernes viviremos un nuevo capítulo de este histórico duelo.
Manchester United vs Arsenal
En 1952, el Manchester United levantó el tercer trofeo de liga de su historia. En la siguiente temporada fue campeón el Arsenal. Estaba claro que cualquier choque entre los hombres de Matt Busby y el equipo de Tom Whittaker iba a ser, inevitablemente, muy reñido. Cincuenta y cinco años después, la rivalidad entre ambos equipos sigue su curso sin haber perdido ni un ápice de pasión o relevancia.

Y vaya si se este domingo 21 denero de 2007 cumplieron con la expectativas... Si bien el Manchester United ganaba 1-0 gracias al gol convertido por Wayne Rooney (53), los Gunners no se riendieron y lograron dar vuelta el marcador sobre el final, con sendas conquistas del holandés Robin Van Persie (83) y del francés Thierry Henry (90+3), redondeando un 2-1 soñado para los hinchas del equipo londinense.
El primer partido de liga entre ambas formaciones se jugó el sábado 13 de octubre de 1894 en la calle Bank de Clayton (un barrio periférico situado al este de Manchester). Por entonces, el Manchester United respondía al nombre de Newton Heath y los Cañoneros, al de Woolwich Arsenal. El encuentro se saldó con empate a 3-3. Desde entonces, ambos equipos se han enfrentado en 176 ocasiones. Los de Manchester han ganado 71 de esos partidos, y los londinenses se han adjudicado, con éste último, 65.
Las estadísticas informan, además, de que la mayor asistencia de público registrada en un partido de la liga inglesa de fútbol corresponde a un encuentro entre el Manchester United y el Arsenal de 1948. Para presenciar el duelo, 83,260 espectadores abarrotaron el estadio de Maine Road. El Manchester compartía el campo con su vecino Manchester City porque su estadio, el Old Trafford, se encontraba en obras para reparar los desperfectos que le había causado un bombardeo durante la II Guerra Mundial.
Desde la creación de la Premier League en la temporada 1992/93, los Diablos Rojos y los Cañoneros se han afianzado como dos de los equipos de más éxito en la División de Honor de la liga inglesa. Aunque el relumbrón de los tres campeonatos nacionales que se adjudicó el Arsenal pueda haber quedado últimamente un tanto empañado por los triunfos consecutivos del Chelsea en la liga, en 2005 y en 2006, ha sido precisamente el conjunto de Arsene Wenger el eterno pretendiente al título liguero durante las catorce últimas temporadas. De hecho, en la clasificación histórica de la Premiership, el Arsenal se encuentra en segunda posición, por detrás del Manchester United, un equipo que posee ocho títulos de la máxima división de liga y ha anotado en ella más de 1,000 goles.
Los entrenadores
Se ha señalado como factor catalizador de los éxitos que en los últimos años han alcanzado estos dos equipos el nombramiento para los respectivos puesto de entrenador de dos de los técnicos con más talento del fútbol europeo: sir Alex Ferguson y Arsene Wenger, que tomaron posesión de sus cargos en 1986 y 1996 respectivamente.

Ferguson ha ganado más trofeos que ningún otro entrenador en la historia del fútbol inglés y ha dirigido al Manchester United en más de 1,000 partidos. Con sus dos décadas en el puesto, es el segundo entrenador que más años ha trabajado para el club. En Old Trafford, Ferguson se ha convertido en el técnico de más éxito del fútbol inglés, pues ha guiado al equipo hasta la consecución de ocho títulos de liga. En 1999, se convirtió en el primer entrenador que lograba el pleno al tres con un club inglés: el triunfo en la liga, en la Copa de Inglaterra y en la Liga de Campeones de la UEFA.
En el equipo de Londres, Wenger es el entrenador que más trofeos ha alcanzado para el club y el que más tiempo lleva trabajando en él: casi 600 partidos en el banquillo del Arsenal. Wenger es, además, el único técnico extranjero que ha ganado el doblete (la liga y la Copa de Inglaterra) en Inglaterra y, además, lo ha conseguido en dos ocasiones, en 1998 y en 2002. En 2004, se convirtió en el único entrenador de la historia de la Premier League inglesa que no ha conocido la derrota durante una temporada completa.
"El Pizzagate"
El talento de ambos entrenadores es célebre, pero también es harto conocida la rivalidad que existe entre ellos. La tensión entre los dos equipos alcanzó su punto más álgido en octubre de 2004 durante el tristemente famoso "Pizzagate" de Old Trafford.

Fue el choque en el que los hombres de Alex Ferguson pusieron fin a la racha de 49 partidos de imbatibilidad del Arsenal en la liga. El Manchester ganó por 2-0 en un encuentro que pasó a la historia con el nombre de la "batalla del bufé". Sobre el terreno de juego se había visto una refriega encarnizada, hasta el punto de que el delantero del Arsenal José Antonio Reyes llegó a comentar: "En toda mi vida deportiva no he recibido tantas patadas como en Manchester. Fue el partido más duro que he jugado jamás". El encuentro se decantó del lado del Manchester United después de que el árbitro pitara un polémico penal. Pero la batalla estalló de verdad después del choque, y la comida voló por los aires.
Durante una refriega en el túnel de vestuarios entre los jugadores de ambos equipos, Ferguson recibió un "pizzazo" en plena cara. Ashley Cole, a la sazón defensa del Arsenal, describe en su autobiografía la conmoción que provocó este incidente: "El trozo de pizza me pasó volando por encima de la cabeza y se estampó en la cara de Fergie... todos nos quedamos boquiabiertos mientras veíamos cómo la pizza le caía por la cara y terminaba pegada en su elegante traje negro".
Tres meses después del suceso, los dos entrenadores prometieron poner fin a su guerra de palabras, después de que la Asociación Inglesa de Fútbol, los promotores de la liga nacional, el Ministerio de Deportes británico e incluso la policía les exigieran resolver sus desavenencias de una vez por todas. Se acordó que, a partir del 20 de junio de 2005, las declaraciones públicas de Ferguson y Wenger se limitaran a análisis previos y posteriores de los partidos entre sus respectivos equipos.
Un nuevo escenario
El encuentro del domingo será el primero entre los dos equipos en una nueva sede: el estadio Emirates del Arsenal. Sin duda, el nuevo escenario brindará la misma emoción y el mismo espectáculo que ofreció Highbury.

El 17 de septiembre, más de 75,000 personas presenciaron la primera victoria del Arsenal de esta temporada en la Premiership gracias a un gol en los últimos minutos de Emmanuel Adebayor. Cesc Fábregas arrebató el balón a Cristiano Ronaldo y envió un pase con mucho efecto a Adebayor, quien metió el esférico en la puerta rival.
El entrenador del Chelsea, José Mourinho, se debe haber dado el permiso de esbozar al menos una sonrisa con este agónico triunfo de los Gunners, ya que a pesar de su derrota a manos del Liverpool, sigue a seis puntos del Manchester United. Un triunfo del equipo de Sir Alex Ferguson hubiera hecho empezar a pensar si la Liga Premier había comenzado a definirse o no...

Como sea, Arsenal y Manchester estuvieron a la altura de su historia, aunque esta vez, el que rió último y mejor, fue el cuadro de Londres. 

Everton vs Liverpool
Muchos creen que Londres es la ciudad inglesa que acumula más éxitos futbolísticos, pero no es así. Ni siquiera la suma de los triunfos obtenidos por los equipos de Manchester y Birmingham puede igualar el palmarés de Liverpool, la capital del fútbol del país. La ciudad puede presumir de contar con dos de los equipos más famosos de Europa, el Everton y el Liverpool. Además, el título de liga ha viajado hasta Merseyside nada menos que en 27 ocasiones.
El Everton es miembro fundador de la liga de fútbol inglesa y su palmarés es impresionante. Con nueve títulos de liga, cinco Copas de Inglaterra y una Recopa de la UEFA en sus vitrinas, su estadio, Goodison Park, ha albergado a algunos de los jugadores con más talento del mundo del fútbol, como el legendario delantero William Ralph "Dixie" Dean, quien llegó a marcar 60 goles en una sola temporada.
Si cruzamos Stanley Park, el terreno que separa ambos clubes, nos encontramos con Anfield, el estadio del Liverpool FC. Los Reds son el equipo más laureado de Inglaterra, con más títulos que ningún otro. Entre ellos destacan 18 campeonatos de liga y cinco Copas de Europa, el récord británico.
Por todos estos aspectos, el clásico de Liverpool despierta tanta pasión. Y esta vez, le tocó festejar el Everton, que en su reducto de Goodison Park se dio el gran gusto de golear al Liverpool por 3-0, en un encuentro válido por la 4ta fecha de Liga Premier de Inglaterra. Tim Cahill y Andrew Johnsson (2) anotaron los goles del local, que registró su victoria más importante en los últimos 42 años. Ahora, en términos estadísticos, Liverpool registra 65 victorias contra 56 de Everton, con 54 empates.  Los Toffees, sin embargo, tienen una marca ganadora, con 33 triunfos contra 28 del Liverpool.
Everton y Everton Athletic
Bill Shankly, entrenador del Liverpool entre 1959 y 1974, declaró una vez con una sonrisa: "En Liverpool hay dos equipos: el Liverpool y los suplentes del Liverpool". De hecho, los dos equipos de la ciudad deberían haberse llamado Everton y Everton Athletic.

El Everton Football Club se fundó en 1878 y jugó en Anfield desde 1884. Siete años después, John Houlding, el arrendatario de Anfield, compró la totalidad del terreno y propuso incrementar el alquiler de 100 a 250 libras esterlinas al año. Los socios del Everton se opusieron, abandonaron Anfield y se trasladaron a Goodison Park. Con un estadio vacío y sólo tres jugadores en sus filas, Houlding decidió fundar su propio club de fútbol, y así nació en 1892 el Liverpool Football Club. Su nombre iba a ser Everton and Athletic Grounds Ltd, o Everton Athletic para abreviar, pero posteriormente se cambió por el de Liverpool.
En contraposición a muchas otras rivalidades futbolísticas, entre estos dos equipos no hay diferencias políticas, religiosas o geográficas. Por esta razón, y por la excelente relación existente entre sus respectivas aficiones, los encuentros entre los dos clubes de Merseyside se conocen como los "derbis amistosos". Además, en 1989, cuando 96 aficionados del Liverpool murieron en el estadio de Hillsborough, ambas hinchadas se convirtieron en una sola en lo que supuso un periodo de unidad sin precedentes. Una cadena de bufandas azules y rojas se extendió a lo largo de más de dos kilómetros a través de Stanley Park, desde las puertas de Anfield a Goodison Park, en recuerdo de los fallecidos.
No obstante, sobre el terreno de juego no hay lugar para sutilezas y el choque entre los dos clubes es siempre rápido y dinámico, lleno de pasión y espectáculo. A lo largo de los años ha habido algunos partidos memorables. Quizás el mejor de todos ellos fue el del 20 de febrero de 1991.
Una noche inolvidable en Goodison
En la quinta ronda de la Copa de Inglaterra, los dos rivales se enfrentaron en Anfield, pero el primer partido se saldó con un anodino empate a 0-0. Sin embargo, la vuelta fue totalmente distinta. Peter Beardsley adelantó al Liverpool dos veces en el marcador, pero Graeme Sharp logró la igualada en ambas ocasiones. Ian Rush, el máximo goleador de los derbis con 25 goles en 36 encuentros, remató de cabeza, batió a Neville Southall y volvió a dar la ventaja al Liverpool.

A falta de pocos segundos para el final del tiempo reglamentado, el reserva del Everton, Tony Cottee, logró el emocionante tanto del empate. Pero la batalla no había terminado. En el tiempo añadido, John Barnes puso al Liverpool por delante una vez más, aunque el Everton se negó a darlo todo por perdido y Cottee anotó nuevamente el que fue el último gol del encuentro. Los aficionados estaban sin resuello, los comentaristas sin palabras y el entrenador del Liverpool, Kenny Dalglish, dimitió al día siguiente.
Otro partido para recordar fue el de marzo de 1984, cuando 100,000 personas procedentes de Merseyside abarrotaron el estadio de Wembley para presenciar la final de la Copa de la Liga. En 90 años de derbis, era la primera vez que el Everton y el Liverpool se veían las caras en una final. Aunque el partido terminó en empate a cero, escuchar a las aficiones gritar "¡Merseyside, Merseyside!" tras el pitido final fue algo mágico. John Bailey, el defensa del Everton recordaba: "Me habría gustado trasladar el partido de Wembley a Liverpool y que tuviéramos un estadio más grande. Podríamos haberlo llenado con 200,000 espectadores de la ciudad". De hecho, ese encuentro marcó el inicio de la edad de oro de Merseyside, ya que ambos equipos dominaron el fútbol inglés hasta la década de 1990.
Benítez y Moyes: dos hombres con una misión
Desde los días gloriosos de los años 80, cuando Howard Kendall y Dalglish estaban al frente del Everton y del Liverpool respectivamente, los aficionados de la ciudad portuaria no habían tenido tanta fe en sus entrenadores como ahora.  

Rafael Benítez ya consiguió el trofeo de la Liga de Campeones de la UEFA con el Liverpool en 2005 y la Copa de Inglaterra en 2006. Por su parte, Moyes condujo a los Toffees hasta el cuarto puesto de la Premiership en la temporada 2004/2005. Desde su nombramiento, Moyes se ganó instantáneamente el corazón de los aficionados del Everton al declarar: "Me uno al club del pueblo en Liverpool. La mayoría de la gente que te encuentras en las calles de la ciudad es del Everton".
Sea o no cierta esta afirmación, Moyes sabe que la mayor parte del público presente en Goodison este fin de semana estará con él. Aunque el año pasado fue Benítez el que tuvo motivos de celebración, ya que el Liverpool ganó los dos partidos por 3-1.  
"No hay otro encuentro como éste", afirmaba con insistencia el defensa de los Reds Jamie Carragher. "Se juega a un ritmo increíble y todos estamos desesperados por ganar. Un empate supone una pequeña decepción para los hinchas, porque ellos quieren tener el derecho exclusivo de alardear frente a la afición contraria en los bares, las oficinas y las escuelas de toda la ciudad. Una victoria en el derbi significa mucho. Esta ciudad vive, come, duerme y bebe fútbol. No hay otro lugar en el mundo que se le parezca".
La ciudad de Liverpool se convertirá en la Capital Europea de la Cultura en 2008. El fútbol es una parte fundamental de esa cultura. El derbi de Merseyside ha formado parte de la vida de los habitantes de Liverpool desde hace de 112 años y siempre ocupará un lugar especial en el corazón de todos aquellos que han presenciado, jugado o arbitrado esos increíbles encuentros.
Manchester United vs Liverpool
Separadas por apenas 55 kilómetros, Manchester y Liverpool tienen una población similar, unos 450.000 habitantes, pero su actitud y estética se han definido de manera opuesta tras décadas de mirarse la una a la otra. Manchester es un centro comercial mucho más grande, mientras que en Liverpool el ambiente de los movimientos obreros marcan la diferencia.Liverpool fue el mejor equipo de Inglaterra hasta la década del 80. Sin embargo, tras la llegada de Alex Fergusson a Manchester, los ‘diablos rojos’ han dominado la liga local y los enfrentamientos entre ambos.Liverpool ha ganado 18 veces el campeonato del fútbol inglés, sin embargo, desde que se creó la Liga Premier, no ha levantado títulos. Por su parte, Manchester ha ganado en 16 ocasiones y está a punto de lograr su número 17.
Manchester United ha quedado campeón de la Liga de Campeones en 2 ocasiones: en 1968 y 1999. Mientras que Liverpool ha levantado el título en el 78, 79, 81 y 2005.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada